¿Estás dudando entre apuntarte a Yoga o a Pilates? 

¿Tienes a alguien que te recomienda Yoga para relajarte?

¿ Tienes a otro amigo recomendándote Pilates para ponerte en forma y cuidar tu espalda? 

Si necesitas ambas cosas, no tienes por qué elegir una sola, ya que además os contaremos lo que mucha gente aún no sabe:  los dos métodos tienen ambos  beneficios…y muchos más. 

Y es que mucha gente cree que estas disciplinas son diferentes o incluso opuestas, pero todo lo contrario: el método Pilates basa la mayoría de sus ejercicios en asanas de Yoga, solo que con diferente respiración y algunas modificaciones. Lo cierto es que ambas disciplinas, bien combinadas, no son solo un complemento perfecto la una de la otra sino que juntas es de las rutinas más completas para cuidar tu cuerpo. 

Así que, ¿por qué no fusionarlos en una sesión? 

Si te interesa trabajar: la flexibilidad, fuerza, postura, equilibrio, concentración, respiración, serenidad, fluidez y mucho más todo en una rutina, prueba una clase y descubre las diferencias y similitudes que hacen que estas disciplinas sean tan compatibles. Sentirás al llegar a casa tal equilibrio entre salud física y emocional que te sorprenderá.