PILATES CON BEBÉS

Martes y Jueves

11:30 a 12:30

 

Después de dar a luz y tener a nuestros bebés nuestro cuerpo se convierte en un nido en el constantemente acunamos, alimentamos y protegemos a nuestros pequeños. No sólo es el mejor lugar si no es que el que naturalmente le corresponde. Pero eso tiene unas consecuencias, nuestra postura corporal se deteriora ya que en lugar de tener la columna recta sin querer tendemos a hacer una C en la que sostener a nuestro bebé.

 

Con el paso de los días aparecen los dolores en la espalda y empiezas a tener ganas de movilizarte de poner fin a ese anquilosamiento que llevas. PERO no quieres separarte de tu retoño. Pues aquí te ofrecemos una solución: El método Pilates es uno de los entrenamientos físicos más completo s que podemos encontrar en la actualidad para ayudar a la madre a encontrar bienestar en su cuerpo.

 

No nos olvidemos de que para poder brindar seguridad debemos sentirnos seguros primero. La seguridad surge de nuestras venas, de la comodidad que sintamos con nuestros cuerpos. Si la madre está incómoda con su propio cuerpo no podrá disfrutar igual de su maternal.

 

Para que el entrenamiento de ejercicios posparto sea eficaz hay que ser consciente de las particularidades y necesidades de esta etapa. La gestación y el alumbramiento son una experiencia corporal global que merece un enfoque específico en la recuperación. Una nueva madre necesita un régimen de ejercicios extremadamente flexibles dirigido a la persona en su conjunto, que sea tolerante con sus limitaciones y exigencias físicas cambiantes, que tome en consideración sus restricciones temporales, que se ajuste a la fatiga de la maternidad, que incorpore algunas técnicas de relajación y que fomente una mejora general del bienestar psicológico y físico.

 

CIERTA INESTABILIDAD

 

Cuando se reanuda el ejercicio físico después del parto es muy importante no someter a las articulaciones a una presión excesiva, como tampoco a los ligamentos, que permanecerán inestables durante varios meses después de haber dado a luz. La responsable es la hormona relaxina, segregada durante el embarazo, y que seguirá afectando a nuestro cuerpo por lo menos durante tres meses. Por esta razón los músculos, las articulaciones y los ligamentos pueden continuar ablandados durante todo este tiempo.

 

Uno de los objetivos de Pilates es fortalecer y tensar el área muscular que está alrededor de las articulaciones y los ligamentos. Si movemos el cuerpo con suavidad y precisión, en su alineación natural se evitará el cierre de las articulaciones en posiciones incorrectas y, al mismo tiempo, se estimularán los músculos para mejorar su función de soporte.

 

Otra cosa que también desean las madres tras el pasto es recuperar su figura. A través de la práctica de la respiración, el fortalecimiento, el estiramiento de los músculos próximos a la columna y la práctica constante, nuestro cuerpo recuperará su estado previo al embarazo.

 

QUIERO APUNTARME

Hazte una idea de lo que aprenderás viendo este video.

Quiero apuntarme