SILVIA HERÁNDEZ

AMPARO BEL

Hola, soy Idhun

como mi compañera Nuria, también soy una de esas mujeres inquietas a las que le cuesta decidirse por solo una disciplina o una profesión.

Mi camino en la danza empezó en el 2002 cuando estudiaba Arte Dramático en la Escuela del Actor. Allí tomé clases de jazz, contemporáneo, funky, acrobacia y lucha escénica un tanto aderezado de nociones de Ballet. Por aquel entonces bailar ya me hacía sentir como pez en el agua. Pero un día vi en el un tablón donde los profesores colgaban los castings: “Se necesita bailarina de Danza del Oriental y actriz”. A partir de ahí empecé a formarme con Araceli Aleixandre y más tarde también me formé con María José Ñíguez con quien descubrí la parte más técnica del oriental, que más adelante me ayudaría a trabajar mejor la de Tribal. Ella me animó a seguir creyendo en mis ideas y trabajarlas, y esto me llevó a mi primera profesora de tribal y ahora amiga y compañera de trabajo: Nuria Gallego.

A medida que mi camino en la danza crecía y comenzando el de la docencia de este estilo, adquirí esta responsabilidad formándome en cualquier disciplina que me permitiese cuidar de mis alumnas de la manera más profesional.

Y es así como me he encontrado a unos grandísimos profesionales que en otro post nombraré- porque ese apartado se lo merece- y han seguido renovando mi pasión por el conocimiento del cuerpo humano. Y como abeja de flor en flor, pero siempre sabiendo qué me mueve…

Conseguí el título de Técnico Superior en Dietética y Nutrición para cuidarme y cuidar a los demás.

Me formé yendo a clases de Yoga Iyengar y Pilates para conocer mejor el cuerpo saber educar y corregir, adaptar el movimiento a cada persona y situación y un sinfín de beneficios más que me han dado ambas disciplinas.

Me titulé como monitora de Pilates Mat al encontrar una formación que me ayudaba en mi tarea como profesora de danza. Una herramienta de lo más importante y una disciplina que adoro porque es precioso ver cómo tus alumnas se sienten más fuertes, más seguras y que muchas mujeres mayores te digan que por fin han dejado la medicación para el dolor.

Me inicié en el mundo del entrenamiento hipopresivo en el cual aún estoy inmersa y en plena investigación y tras cursar el primer nivel de Low Pressure Fitness® sigo estudiando junto con mi osteópata los mejores ejercicios para cada alumna.

Este año está lleno de proyectos nuevos que me apasionan:

Seguir profundizando en estos campos, seguir enseñando y bailando al tiempo que tener un espacio donde el proyecto en común que Nuria y yo tenemos crezca, donde nuestras diferentes disciplinas y personalidades se complementan y donde podemos abordar el cuidado de la mujer gracias a unir fuerzas y amor por lo que hacemos.